jueves, 21 de mayo de 2009

Coqueteos con una bestia muy salvaje

¿Han probado alguna vez a imaginar cómo funcionaría una sociedad futura diferente?


Es un intento que recomiendo vivamente a todos aquellos que deseen construir una opinión política, al menos una vez en su vida.

Yo una vez describí una sociedad enterita, con sus 5 subsistemas: económico, cultural, religioso, político y medioambiental, y aunque tenía el motor gripado y chorreaba aceite por todos lados, me sentí muy orgullosa y el profesor de estructura social contemporánea me puso un 10.

Es por esta gran experiencia en mi vida que oso a, a través de este blog, guiarles en un ejercicio de pensamiento político estratégico:

Pautas para el ejercicio:


Para llegar hasta allí, hasta otra sociedad que podamos imaginar a priori mejor, no hay que preguntar si vamos que recurrir a flexibilizar un pelín el despido o a ampliar un poquito las prestaciones por desempleo. Tampoco hay que preguntarse si CAMPS paga su alta costura, o si TRILLO de dimitir, porque esas son preguntas OPERATIVAS. Se refieren a cómo vamos a reaccionar de aquí a 10 años. Son preguntas de cambio 1, de algo que se mueve pero no cambia.

De acá a una sociedad distinta, es importante dejar de quejarse de la actuación de nuestros políticos sin señalar ningún rumbo distinto, hay que apuntar y posicionarse en alguna manera de llegar al verdadero cambio, el cambio 2.

Es necesario, por tanto, hacerse preguntas y respuestas ESTRATÉGICAS.

Las estratégicas son las largas, las que contestan y plantean alternativas hasta el fondo. Por ejemplo:

- ¿Debería el progreso de una sociedad y el valor social de una persona basarse en el trabajo?

- ¿Son los partidos políticos las organizaciones que pueden aspirar a representar los intereses del pueblo en el ejercicio de su soberanía?


Y de esta última pregunta surge el ejercicio de hoy:

En una sociedad futura a la que le gustaría llegar, describa cómo se representa o se organiza el derecho a la soberanía de los ciudadanos.

4 comentarios:

  1. Dª Bárbara, usted juega en casa. Ya ha trabajado en diseñar situaciones parecidas y ha obtenido un sobresaliente.

    Como observador de la realidad, le adelanto que creo muy poco en la Humanidad y, mucho menos, en los partidos políticos actuales, una antigüalla del siglo anterior al pasado.

    La verdad es que nunca he imaginado el futuro, tengo imaginación pero no tanta. Por lo tanto ya se puede imaginar por donde va mi pensamiento político.

    Así que, por favor, la invito a que reflexione por nosotros y nos avance sus ideas para que nos sirvan a avanzar mejor.

    Seguro que nos enriquece a todos.

    Un abrazo grande, Doña.

    ResponderEliminar
  2. ¡Uf!, Señor Frances, creo que yo tampoco puedo ayudarnos.

    Me pasa parecido a usted con respecto a la humanidad y los partidos políticos, no creo. ¿O en el fondo sí?, no, creo que no.

    A lo sumo, a lo sumo, me da por hacer alguna pillería o me pongo a imaginar y esa es casi toda mi apostasía.

    Algunos profesores de sociología son fácilmente impresionables, no tuvo mucho mérito el 10, pero si encuentro el texto lo publico, a ver si nos reimos un rato con mis ocurrencias a los 18 años.

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches, doña Bárbara! Es una entrada altamente interesante la que vd. propone. Me dan miedo los proyectos para una sociedad mejor. Prefiero lo malo a lo bueno por conocer, sobre todo cuando se plantea desde una ideología ex novo (derivan en genocidios, etc,etc). Tampoco me gusta un mundo feliz, sobre todo desde que leí el libro de Huxley. Creo en el ser humano porque está dotado de un hálito divino (o no) que lo lleva a hacer cosas sublimes. Pero ese mismo hombre es capaz de cometer genocidios.

    Y por último, estoy de acuerdo con sus preguntas. Pero, aunque soy un apasionado de la Ciencia política, la Historia, el Derecho, la Sociología...y el vino, no creo que las ciencias sociales o la estadística ayuden a predecir el comportamiento del ser humano. En defintiva. Hay, sí, una alternativa. Pero no sabemos cuál es, porque el tiempo no nos la ha traído todavía.

    Espero haber liado un poco más la cosa con este verborrea que no sé dónde nos lleva, pero bueno, era por hacerle una visita. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Le agradezco la visita Fidelio!,
    No se porqué los intentos de imaginar el futuro o otras sociedades son siempre aterradores. Quizás porque pensamos que después de imaginarlo toca ponerlo en marcha y nos da mucho miedo la ingeniería social que puede derivar de ello.

    ¿Puede el hombre ponerse de acuerdo para hacer un cambio bueno?
    Parece que no.

    Sólo puede ser el Tiempo, el tiempo, el azar, y la historia que vayan construyendo aquellos que ahora sí, ya, tienen el poder y hacen con él lo que les da la gana.

    Ya me explicará que es una "ideología ex novo".

    ResponderEliminar