miércoles, 24 de junio de 2009

La liga de la justicia

Las niñas, modelados nuestros anhelos por los cuentos de Disney y los Hermnaos Grimm, queríamos ser normalmente hadas. Algunas si teníamos la suerte de que también nos trajeran los reyes cómics (normalmente resevados para chicos) nos imaginábamos menos virginales, como Wonder Woman con nuestro lazo mágico participando en LA LIGA DE LA JUSTICIA.


Ese es precisamente el mayor sentido de querer tener superpoderes, el poseer la capacidad de impartir justicia y dejar en el más absoluto de los ridículos a los villanos que nos levantan la falda en el cole.


Ya de mayores cuando la fantasía no está bien vista hay que volver a replantearse como responder a las afrentas de los malos. Si nuestra fe y dedicación religosa es firme todo esto no es necesario, una puede atajar su malestar con el sinvergüenza de enfrente parafraseando la que Jesús le dijo al Diablo: ¡Que YAVHEH te reprenda!, y quedarse tan tranquila en su mansedumbre de oveja cristiana a la espera de que su Dios reparta a cada cual su porción. En esta mentalidad en la que logré pasar unos años la mayoría de pecados se cubrían con amor, pensaba que la crueldad, el egoismo o la ignorancia de los necios era suficiente castigo para ellos. No era capaz de imaginarme siquiera intentando devolverle a nadie un poco de mal que no es cualidad cristina la violencia ni el odio.

Pero de un tiempo acá, ahora que ya se vió que no estoy a la altura de la moralidad que requiere mi Dios y que dudo mucho que siquiera me salve a mi de su juicio, vuelve a preocuparme cómo dejar en su sitio a los inicuos.

En la mayoría de los agravios podemos desechar la opción de los tribunales, por caros, por lentos,y por perjudicar todavía más a las víctimas con sus procedimientos necesariamente garantistas con los acusados.

Y empieza a picarme la espalda, cómo si quisiera salirme una alita de hada.

De nuevo me descubro inventando venganzas, y en esas pintándole caries, mocos y cuernos al poster en el muro de la Bellea del Foc, casualmente la hija de una CARIÑOSA del supermercado que me quitó un bollo de la boca.

Y ando a la búsqueda de algún arma nueva que confiera un poder singular a BARBARA WOMAN que humille públicamente al inquilino que lleva seis meses sin pagarme, a algún que otro técnico y tesorero de Ayuntamiento y cuando acabe con estos y con un par más y restaure la confianza en mi fuerza ¿quién sabe?. ¡Quien sabe si si no me aliaré con otros superciudadanos cómo yo y nos dará por repartir en serio entre los Varones y Varonas Poderosos del País!. Y preguntarles:

¿Quien otorgará JUSTICIA ante todo lo que está ocurriendo?,

¿Quien defenderá a los ciudadanos que no tienen superpoderes para librarse de vuestra incompetencia?

Sólo la fantasía nos hace volar por encima de la injusticia.

viernes, 12 de junio de 2009

Por favor, no me vuelvas a llamar cariño.

Algunos mayores decían que mi cole era de Progres.
Era un "colegio nacional", había nacido como un centro experimental de EGB en el año 72, distintiuvo que nunca supe que significaba, y luego ya en Democracia pasó a ser un "centro piloto", que tampoco tengo idea de que viene a significar.

Yo cursaba en una línea de inmersión lingüística, antes incluso de que existiera esa locución como concepto teórico. Además a todos los profesores se les llamaba de tú, y hacíamos muchas asambleas y votábamos entre las redacciones que más nos gustaban para el Día de la Paz, el 9 D'Octubre, el Día de la Constitución.

Seguramente, en la ignorancia de algunas materias, me parezco a alguna de esas víctimas de la LOGSE a las que Jimenez Losantos, dedica sus libros.

Me gusta consolarme pensando que en compensación por esas lagunas de conocimiento, he recibido otro tipo de dádivas educativas que el colegio quiso que aprendiera: el autoaprendizaje, el lado izquierdo del cerebro, el valor de la democracia, la no violencia, el respeto por el de enfrente aunque le llame de tú.

El caso es que no se en que colegio estudiaron este tipo de mujeres que últimamente me llaman "cariño" sin conocerme apenas

Verán varios ejemplos:

1.- La dependienta de mi panadería habitual que me quita la bomba de chocolate de las manos un día que no encontré en el monedero para pagarle:
Lo siento cariño, aquí no tenemos la costumbre de fiar


2.- O la encargada del DOMTI que me llama la atención porque he cogido una bolsa de plástico más grande de lo que la necesitaba para llevarme la compra:
Mira cariño,no se trata de que me la pagues, es que tienes que llevarte la bolsa adecuada.


3.- La técnico del Ayuntamiento que me informa de la resolución de un importante concurso de gestión de servicios públicos (por supuesto corrupta, por supuesto corrupto):
No os lo han adjudicado, cariño
.

sábado, 6 de junio de 2009

LA REFLEXIÓN DEL DÍA DE REFLEXIÓN. (Ejercicio de gimnasia mental-político-moral)

Hagamos un repaso de las posibles opciones, al modo apóstata:

A.-PP, PSOE:

Verdaderas bestias salvajes. Algunos teólogos asocian la bestia salvaje de dos cabezas que aparece en el libro APOCALIPSIS a un determinado sistema político. Los más atrevidos dicen hasta nombres: se refieren al imperio anglo-americano. Yo opino que también podría representar perfectamente a los sistemas bipartidistas.

Me pregunto cómo hemos fulminado de esta manera los sueños que teníamos, que tenían mis padres al constituir una democracia y acceder al sufragio universal.

Elegimos entre dos listas cerradas A o B.
Nos atemorizan: “¡Si no votamos a A llegará B!”
Nos compran y nos dividen en dos: unos son buenos para los trabajadores y otros para los empresarios, unos laicos otros católicos, unos aumentan la administración pública y otros la reducen.

En realidad a menudo ambos ejecutan similiares políticas con diversas variaciones o diversos maquillajes.

Pero lo peor es que están tan seguros de que van a llegar al poder, si no estas elecciones en las próximas, que hacen lo que les da la gana.

Me he preguntado muchas veces ¿cómo influyen las listas cerradas en la democracia interna de los partidos?. Quizás alguien que estuviera dentro debería contármelo. Pienso en ser afiliada a PP/PSOE y siento un profundo miedo. Miedo a que ser afiliada sólo sea se un número en una estrategia de captación de fondos, a que algún compañero considere mis ideas una amenaza y me fulmine. Miedo a tener que machacar al contrario porque es mi oposición, como un borrego siguiendo a un lider para poder subir en la escala, y tener acceso al poder y entonces ¡ay entonces!, ahí, cuando ya sea una verdadera hija de puta, podré al fin poner en práctica mis maravillosas intenciones para el pueblo.

Los modelos organizativos internos tienen que cambiar, o el propio partido convertirá a sus candidatos en unos pervertidos morales.

B.- NACIONALISTAS

En realidad me gustan las cosas que quieren conservar, pero para conservarlas no necesitan descentralizar tanto poder y mucho menos llegar a Europa.

C.- UPYD:

Me he interesado desde mediados de Abril por este partido con la seria esperanza de votarles. Lo cierto es que me han sorprendido, después de un mes y medio, sigo teniendo esa esperanza: alguna vez les votaré, aunque no será mañana.

Creo que merecerá la pena seguir conociéndolos, y me parece muy importante que sigan adelante con sus ideales políticos. Por eso he decidido que les apoyaré económicamente afiliándome por periodo de un año.

D.- OTRAS IDEAS POLÍTICAS MINORITARIAS.

Hoy en día mis únicas fuentes de ideas revolucionarias son unos periódicos quincenales de actualidad crítica de una editorial catalana que recibimos en casa.
Algunas me gustan, pero no conozco ningún partido capaz de liderarlas.


E.- VOTO VACÍO:

Es lo que me pide el cuerpo.
Yo me iría en bici todo el día y me alejaría de este enorme lío moral en el que no saco nunca nada claro, pero de alguna manera tengo que refrendar a mi anterior generación y agradecer los derechos conseguidos. Así que me acercaré a demostrar participación. Se que el significado para el mundo de ese voto no será nada, ninguna mínima-millonésima variación en el Parlamento ocurrirá, así que sólo importa lo que yo quería decir.

Esa papeleta vacía significa que me importa Europa, pero no he encontrado representación política para construirla.